Vestuario y ambientación en el lenguaje cinematográfico

Un gran director de teatro ruso y admirador del cine Aleksander Tairov dijo:

“El traje puede introducir los elementos simbólicos, abstractos o metafóricos o ser fríamente racional y naturalista – pero tiene que convertirse – en la segunda piel del actor”

Con esta frase marca prácticamente las pautas del figurinismo contemporáneo tanto para el teatro como para el cine, determinando su concepto fundamental.

El traje es la herramienta imprescindible del trabajo del actor. Por un lado tiene que ayudar al actor en su auto – identificación con el personaje interpretado y al mismo tiempo servirle como medio de socialización con en el resto de los intérpretes en un contexto determinado. Es por lo que se convierte en una fuente de información sobre el personaje y permite descifrar por el público no solamente el carácter y aspecto exterior del mismo, pero también la época en la que se desarrolla acción dramática o cinematográfica. El traje es un signo plástico que con su forma, color, textura, ornamento, valores tonales anuncia también el rango social, profesión y nivel cultural del personaje en un tiempo determinado.

A través de la indumentaria y la ambientación el público puede entender mejor el desarrollo del conflicto entre los personajes, sus relaciones mutuas y su evolución. El traje, los complementos, la caracterización y la peluquería unida a un mobiliario y ambientación coherentes en una película, son estos medios que permiten al espectador una extraordinaria versatilidad mental del movimiento hacia el pasado, en el presente, o hacia el futuro, un viaje imaginario a otros tiempos y lugares a través de la forma de vestir de los personajes y del ambiente que les dan verosimilitud.

La óptica del traje para el cine es muy específica y adquiere importancia el factor de autenticidad. El vestuario cinematográfico y otros elementos en plató de rodaje expuestos a la mirada de la cámara a menudo desde la mínima distancia, requieren una elección de materiales y tratamientos de acabado muy cuidadosos y precisos, de acuerdo con las modas dominantes en cada época o estilo histórico. Gracias a la precisión acompañada a un estudio previo muy minucioso de la época tratada, se consigue dar verosimilitud a la indumentaria cinematográfica.

Desde los principios del S.XX el cine en si mismo marca también principios de un nuevo fenómeno de influencia en el sector de la moda desde sus primeros éxitos mundiales sobre todo
en Estados Unidos. Las grandes estrellas de Hollywood como Greta Garbo, Marlen Dietrich, Clara Bow, Búster Keaton o Rudolph Valentino y su modo de vestir en las películas que protagonizaban, marcaban moda y se convirtieron en el medio de difusión de la moda de una complejidad y alcance nunca antes conocido en la historia de la indumentaria.

Eva Iszoro. Diseñadora, escenógrafa y arquitecta.
info@idealplace.eu

Print Friendly
Be Sociable, Share!