Encuentro con Jacques Audiard

De latir, mi corazón se ha parado (‘De battre, mon coeur s´est arreté’) ha ganado diez Cesars en la última edición, entre ellos el de mejor película y mejor director. La película está inspirada en el film estadounidense Fingers, dirigido por James Toback en 1977. Jacques Audiard, su artífice, es el director de Lee mis labios (Sur mes lèvres), proyectada en ‘Mucho(+) que cine, el cine europeo va a las aulas’, que ha sido vista por 1.500 alumnos pertenecientes a 33 institutos de la Comunidad de Madrid.

Coincidiendo con su visita a Madrid para promocionar su última película, el director ha mantenido un encuentro con ‘Mucho (+) que cine’. Audiard manifestó su entusiasmo por el hecho de que Lee mis labios hubiera sido seleccionada por ‘Mucho(+) que cine, el cine europeo va a las aulas’, y sobre todo con el alto grado de participación de los alumnos. El cineasta nos felicitó por la idea y la calidad del proyecto de acercar la filmografía continental a estudiantes de instituto. Aunque no habla español, lo entiende, y seguirá la evolución de ‘Mucho(+) que cine’ a través de su página digital en internet.

Jacques Audiard se autodefine como un defensor del cine de personajes, característico del cine europeo. Para los participantes en ‘Mucho (+) que cine, el cine europeo va a las aulas’, el director sugiere que abracen una “curiosidad constante hacia el cine europeo, tanto por lo que representa como hecho cultural como porque se trata de un reflejo de nuestra identidad, además de medio de comunicación y lenguaje universal”.

De su último largometraje, Audiard confiesa: “Estaba previsto que fuera una película de personajes, pero en el curso del montaje me di cuenta que se trataba de un filme autobiográfico. De latir, mi corazón se ha parado trato de reflejar el paso de la adolescencia a la madurez, el dolor que supone asumir ese proceso y el cambio de papeles con los propios padres, el momento en que asumimos que somos mortales”. Dice que Sur mes lévres refleja una idea que no ha dejado de perseguirle: Il faut deux pour dancer le tango (Hacen falta dos para bailar un tango). Los protagonistas de la película lo bailan y de ese modo consiguen salvarse. Para el director se trata de una metáfora de la vida.

¿De donde proviene el título? De la canción De battre mon coeur s´est arreté, “un tema de Jacques Dutronc que me gusta mucho. Es una composición anterior llamada La hija de Papá Noel, y pensé que le iba perfectamente al argumento de la película” .

Nos despedimos con felicitaciones mutuas y su apoyo incondicional al proyecto.

Print Friendly
Be Sociable, Share!