Para el Día de la Mujer revisionamos la película “La fuente de las mujeres”.

La fuente de las mujeres

Guillermo kozameh Bianco- Médico psicoanalista

 

Ubicada a propósito en  un lugar indefinido del norte de África, este film muestra las condiciones particulares de los sexos, sus encuentros y la imposibilidad de un diálogo con total correspondencia.

 

La tierra, madre tierra, con sus riquezas entre ellas el agua deber ser trabajada, explorada con el esfuerzo del hombre que vive y se adapta a las condiciones que ella le ofrece.

 

El guion nos muestra años de sequía y un gobierno que no actúa para modernizar la zona, incluso con el temor que el desarrollo, produzca en las mujeres una emancipación temida.

 

Los hombres pasivamente han dejado con una violencia implícita que sean las mujeres que con gran esfuerzo recolecten el agua tan deseada.

 

La nueva vida es recibida con alegría y cantos típicos pero simultáneamente la sequía favorece en ese sacrificio el aborto como una manera de mostrar que la esterilidad de la tierra se traslada también a la esterilidad de las mujeres y hombres.

 

Una de las mujeres propone entonces lo que será el eje de la película: la rebelión de las mujeres por su sacrificio laboral frente a los hombres de una manera particular: no aceptar las relaciones sexuales o como ellas lo nominan: una huelga de amor.Su antecedente es la tragedia griega Lisístrata (en griego: “la que disuelve el ejército”) de Aristófanes.

 

Porque efectivamente no se trata solo de  bloquear el acceso carnal, sino una manera femenina de mostrar su fuerza, su poder y sus demandas afectivas, no solamente ser vientres creadores de niños para ser esclavos del trabajo  futuro.

 

Como en toda huelga y sus reivindicaciones, esta trae aparejado movimientos  contrarios y violentamente opuestos. La fuerza masculina para tener relaciones sexuales, el castigo físico a las rebeldes y más fuerte y sutil aún, la cita con el Imán del pueblo quien les recuerda en las escrituras sagradas el papel pasivo, dócil y sumiso de la mujer.

 

Es interesante apreciar como el guionista del film y el director muestran que las lecturas y observaciones de los textos son interpretaciones  siempre con varios puntos de vista, y es una de las jóvenes mujeres quien le responde al Imán otra lectura más progresista y libre para con las mujeres.

 

La verdad entonces aparece como una construcción humana, variable y respondiendo a prejuicios e ideologías de sometimiento, para negar la igualdad entre hombres y mujeres o entre niños y adultos

Véase con humor la confusión del rapto de mujeres por niños con ropaje femenino, justamente negando las diferencias generacionales.

 

Como todo grupo humano, este también presenta  sus líderes, en este caso una mujer que encabeza la rebelión, los saboteadores de las reformas para que todo siga igual, así como las relaciones de rivalidad amorosa e intelectual, o de viejos abandonos no elaborados y que re-aparecen en la figura de un maestro que estudia la vida de los insectos de la zona, y sus efectos de la sequía,

 

Curiosamente a principios de la película la mujer/líder comenta: “miles de hormigas pueden mover un elefante”, identificando a las mujeres/hormigas/insectos y su lucha por la igualdad y la reciprocidad.
Son muy hermosos los episodios de fiestas, de rituales, que convierten a la película en un agradable casi documental antropológico de hombres y mujeres, su lucha para buscar un acercamiento que sabemos nunca será perfecto pero al menos permita una distribución del trabajo y del amor de una manera solidaria.

Be Sociable, Share!